Home > General > La Importancia del Matrimonio

La Importancia del Matrimonio

Por pastor Daniel Brito

¿Por qué se instituyó el matrimonio? El origen del matrimonio se encuentra en la Procreación. Gen. 1:28-29 dice: «Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, 28 y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.»*

Es muy claro que personas del mismo sexo no se pueden procrear. Por lo menos, de una forma normal. Todos sabemos que con los avances de la ciencia, la inseminación artificial es posible, pero no es lo normal. Dos mujeres necesitan la ayuda de un tercero para la inseminación artificial, y dos hombres, necesitan a una tercera para la inseminación artificial.

El matrimonio es una institución creada por Dios en el huerto del Edén, y santificada por El Señor JESUCRISTO en las bodas de Caná de Galilea (Gen. 1:28; 2:18-24; Juan 2:1-12). No es una coincidencia que nuestro Señor JESUCRISTO hizo Su primer milagro asistiendo a una boda. Su propia presencia bendecía y dejaba un mensaje sobre el valor de una boda.

Pero nuestro SEÑOR JESUCRISTO es el que aclaró el método Bíblico, Creado por Dios, cuando le preguntaron sobre el divorcio. Mateo 19:3-6 dice: «Algunos fariseos se le acercaron y, para ponerlo a prueba, le preguntaron: —¿Está permitido que un hombre se divorcie de su esposa por cualquier motivo? 4 —¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer”, 5 y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”? 6 Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»

Noten que la respuesta de nuestro Salvador es que en el principio, Dios los hizo varón y hembra, no los hizo hembra y hembra, porque no se hubieran podido reproducir, y no los hizo varón y varón por lo mismo. No solamente los hizo varón y hembra, sino que los bendijo para que se reprodujeran, y bendice el matrimonio una vez más al decir que por eso el hombre dejaría a su padre y a su madre, y se uniría a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo. Nadie puede explicar lo que constituye un matrimonio mejor que nuestro SEÑOR JESUCRISTO. No hay forma de incluir personas del mismo sexo, o personas que quieran tener más de un cónyugue. No hay lugar para un hombre y dos mujeres, o tres, o cuatro, ni para una mujer y dos o tres hombres. JESÚS afirma que es Un hombre y Una mujer, y que los dos serán una sola carne.

Noten que las palabras de JESÚS son bien claras. El hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos serán una sola carne. Ahora, ellos tienen hijos, y siguen teniendo padre y madre. Eso es una familia. Un padre una madre y los hijos. Es Dios quien estableció la familia.

¿Qué está causando el derrumbe del matrimonio? La rebeldía en contra de la Palabra de Dios.
El negar las verdades bíblicas lleva al derrumbe del matrimonio. Es importante tomar la Palabra de Dios en serio y someternos a ella como Cristianos, por el bien de la familia, y la sociedad.

El Matrimonio Fue Creado Por Dios 

El matrimonio no es una creación de la humanidad, sino de Dios mismo. Desde el mismo principio Dios vio que no era bueno que el hombre estuviera sólo y de esta manera dijo, “… le haré ayuda idónea para él” (Gén. 2:18). Por tanto, Dios creó a Eva de su costilla y dijo, “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (v.24). Este principio, declarado en el huerto, fue citado por Pablo (Ef. 5:31) y Jesús mismo (Mat. 19:4-6) cuando enseñaron sobre el matrimonio.

Esta institución, llamada matrimonio, fue planeada y diseñada por Dios. Siendo el autor de esto, Dios colocó las leyes que deben gobernar su relación (Gén. 2:24; Rom. 7:2-3).

 

El Propósito del Matrimonio 

La importancia del matrimonio es vista claramente cuando entendemos por qué Dios lo creó. ¿Cuál es el propósito del matrimonio?

1. Compañía. Cuando Dios vio que no era bueno que el hombre estuviera sólo, le hizo una esposa (Gén. 2:18-24).

2. Criar hijos legítimamente. Es posible tener hijos sin el honor del matrimonio. No obstante, hacerlo así envuelve pecado. Cuando Dios creó el matrimonio en el principio dijo, “Y creó Dios la hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos …” (Gén. 1:27-28).

* Pablo dijo, “Quiero, pues, que las viudas jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen bien su casa; que no den al adversario ninguna ocasión de malediciencia” (1 Tim. 5:14).

3. Para las relaciones sexuales – para evitar la fornicación. Para que el hombre no se comportara como un animal y buscara satisfacer su deseo con cualquiera que deseara, diseñó el matrimonio para la unión sexual lícita. Pablo escribió a los corintios:

a. “Pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido. El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer” (1 Cor. 7:2-4).

b. El mismo apóstol escribió a los Hebreos diciendo, “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios” (Heb. 13:4).

 

El Matrimonio Pierde Su Importancia Si …  

Hay varias formas en que uno puede no honrar el matrimonio como Dios lo propuso. El matrimonio no es importante si …

1. Hay sexo antes del matrimonio. El sexo premarital no es extraño. Al principio en esta década se registró que el 63% de los adolescentes de hoy no ven nada moralmente incorrecto con las relaciones sexuales antes del matrimonio. ¡Eso es asustador! Eso quiere decir que el 63% de las personas que se asocian nuestros adolescentes no ven nada de incorrecto con el sexo antes del matrimonio.

* El escritor de Hebreos dijo que el lecho (las relaciones sexuales en el matrimonio) debía ser sin mancilla. No obstante, al fornicario (pre-marital) y al adultero (extra-marital) Dios los condenará (Heb. 13:4). Aquellos que cometen fornicación, no sólo violan una prohibición enfática, sino que no tienen respeto por el matrimonio.

2. Se comete adulterio. Cuando una persona casada se sale del campo del matrimonio para la relación sexual, su matrimonio no es importante para él en absoluto. Ya hemos notado que Hebreos 13:4 dice que Dios condenará a tal persona. Jesús enseñó que este acto de infidelidad da a la parte inocente el derecho para repudiar a su compañero y casarse de nuevo (Mat. 5:32; 19:9).

3. Uno se divorcia sin el derecho bíblico. Cuando se le preguntó si un hombre podía divorciarse de su esposa por cualquier causa, Jesús respondió con cuatro razones porque la respuesta era “no” (Mat. 19:3-6). Pablo enseñó lo mismo en 1 Cor. 7:10-13. Jesús dio solamente una causa bíblica para el divorcio: la fornicación (Mat. 5:32; 19:9). Cuando una persona se divorcia por cualquier otra causa, no honra el matrimonio o la ley de Dios.

4. Uno se vuelve a casar sin el derecho bíblico. Jesús dijo, “Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera” (Mat. 19:9). El único que tiene derecho para volverse a casar (en caso de divorcio) es que el que ha repudiado a su compañero por causa de fornicación. Todos los demás cometen adulterio cuando se vuelven a casar.

* La exactitud de la ley de Dios nos dice que él observa el matrimonio como algo importante. Si Su ley permitiera el divorcio por cualquier causa o volverse a casar en cualquier divorcio, indicaría una visión menor del matrimonio. El mismo artículo que citamos anteriormente sugiere que el divorcio y las segundas nupcias frívolas es una señal de que el matrimonio no es importante.

5. Usted no es el compañero que debe ser. No son solo aquellos que cometen fornicación o se divorcian los que observan el matrimonio como no importante. Aquellos que permanecen juntos y nunca son infieles a su compañero también podrían ser culpables. Aquellos que no trabajan por hacer de su matrimonio lo mejor que pueda ser, no creen que el matrimonio es importante. Si esto es así, ¡deberían cambiar!

* Los maridos que observan el matrimonio como algo importante buscan amar a sus esposas como a sí mismos (Ef. 5:22-28), ser entendidos, honrar a su esposa y tratarlas como a vaso más frágil (1 Ped. 3:7). Las esposas que piensan que el matrimonio es importante se esfuerzan por amar a sus maridos (Tito 2:5), por ser sumisas (1 Ped. 3:1-6), y a tener reverencia por sus maridos (Ef. 5:33).

       Sabemos que el matrimonio es importante para Dios. Sabemos que el matrimonio no es importante para el mundo. ¿Cómo observas tú el matrimonio?

 Por Donnie V. Rader  (Traducido por Jaime Restrepo)

 

About these ads
Categories: General
  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 6,025 other followers