Características de los Espíritus que comandan los ejércitos derrotados de las tinieblas.

Satanás

La Biblia es muy concreta con respecto a este personaje. A lo largo y a lo ancho de la escritura Satanás es presentado como un ser creado por Dios, desechado de su presencia por rebelde y lleno en su corazón de orgullo, soberbia y altivez. Su propósito es destruir y devastar lo creado por Dios.

Satanás es una palabra que tomada del griego significa adversario, en grado superlativo, en nuestro caso, adversario de Dios y de su pueblo, la iglesia. Varios nombres se le dan en la Biblia que denotan su naturaleza baja y mentirosa, entre ellos:

Dragón y serpien0te antigua (Ap 12), ladrón (Juan 10:10), demonio, diablo, lucifer y príncipe de la tinieblas son algunos calificativos que se le dan en el Nuevo Testamento. Para denotar su influencia sobre este mundo que se le denominó “el príncipe de este mundo”. El es el instigador y orientador de toda fortaleza maléfica que atenta contra los hombres. Ya hemos dicho que él no es omnisciente, ni todopoderoso, su afán principal es controlar este mundo, recibir adoración de todas las criaturas y tener la preeminencia en todo lugar de señorío.

Su pretensión mayor es ser exaltado como Dios y que los hombres y las naciones se inclinen ante él. Para su obra hay un antídoto que es la sangre de Cristo, su palabra bendita y su nombre que es sobre todo nombre.

Gobernadores de las tinieblas

Estos espíritus jerárquicos son conocidos como tronos o dominios. Su nombre deja implícita su intención de afectar las áreas de gobierno de las naciones.

Ellos afectan e influencian todos los puestos, sillas o tronos, visibles o invisibles, desde los cuales se generan gobiernos en los aires o en la tierra. Son espíritus principales en las maquinaciones del diablo. Su prioridad principal es planificar y maquinar para controlar los gobiernos y a los que gobiernan. Su enfoque principal es trabajar la mente, el corazón y la boca de los jerarcas de las naciones, controlan los gobiernos y a los que gobiernan.

Su influencia es contra los políticos de la tierra (presidentes, ministros, alcaldes, emperadores, reyes etc.) podríamos definirlos claramente como “espíritus controladores de autoridad” (espíritus jezabelíticos) que se determinan a ejercer toda influencia negativa sobre los pueblos que ejercen dominio sobre la voluntad de los hombres su principal estrategia es infiltrar los niveles superiores de autoridad sometiendo a los hombres relevantes de la sociedad y a los poderes principales de una nación (poder legislativo, judicial, político, ejército, etc.)

Conociendo este accionar de Satanás Pablo exhortó a la iglesia a través de sus cartas a que oremos por los reyes, los príncipes y todos los que están en eminencia, pues ellos son la presa anhelada por los demonios y sobre todo para que Dios los controle y nos vaya bien sobre la tierra. Pablo nos deja una gran conclusión y es que si intercedemos eficazmente por quienes se sientan en los tronos visibles de las naciones, Satanás será atado junto a sus gobernadores y las bendición de Dios estará sobre nosotros.

Principados o Príncipes de las tinieblas

San Miguel y el Dragón. 1505. Rafael Sanzio. Museo del Louvre.Cuando estudiamos la historia de las naciones, observamos que aún persisten territorios en el mundo llamados principados, en los cuales la monarquía con sus príncipes y reyes son el estilo de gobierno. En lo natural estos principados o monarquías están gobernados por personajes cuya autoridad está determinada sobre un territorio claramente definido y limitado. Esa misma autoridad se ejerce sobre la gente y la geografía de esos pueblos.

En el plano espiritual ocurre algo similar, territorios geográficamente definidos con su gente y su geografía, son controlados por espíritus de alto nivel de autoridad satánica llamados príncipes de la tinieblas. Pablo los define para nuestro estudio como principados y para una mayor comprensión los llamaremos “espíritus territoriales”. A diferencia de los gobernadores que buscan políticas y gobernantes, los principados buscan afectar territorios con sus diferentes zonas geográficas y sus gentes.

Estos espíritus trazan planes malévolos geográfica y demográficamente, ellos son causantes de grandes plagas y juicios nacionales (maremotos, terremotos, inundaciones, pestes, guerras, etc.). Su estrategia principal es estimular las prácticas nacionales, ya sean religiosas, ancestrales o culturales. La intención es que vastas regiones de cada país y un mayor número de habitantes se envuelva en hábitos y prácticas que los alejan de la palabra de Dios y atraigan la ira divina (como hechicería, espiritismo, drogadicción, homosexualismo, idolatría a través de los principados Satanás despliega su fuerza sobre vastas regiones del mundo. Daniel en su capítulo 10 hace un enfoque claro sobre estos espíritus. Un ángel de Dios le revela cómo ellos se oponen a Dios, cómo trabajan por controlar grupos de naciones y grandes territorios. Él los llama príncipes de Persia y de Grecia, denotando con ellos los imperios y territorios que querían influenciar nuestros días. Daniel también señala que su nivel de autoridad es elevado, tanto que se necesitó al arcángel Miguel, poseedor de alta autoridad, para vencerlos. Dios enseña a su iglesia que hay géneros de espíritus como estos que pueden ser atados pero solamente con mucha oración y ayuno.

Potestades de Maldad

Son las potestades de Satanás, también conocidas como “Fortalezas” del diablo. Las potestades satánicas, al igual que toda fuerza del diablo, depende de cuanto deseo tenga la gente de pecar. Según la inclinación hacia lo malo, así Satán comisiona sus agentes que se especializan en estimular la práctica de ciertos pecados según el gusto y placer de los hombres.

Las potestades son géneros de maldad espiritual específica que cumplen los planes de Satán y sus gobernadores y son dirigidos territorialmente por los diversos principados para afectar zonas y gente de diversa regiones de una nación o continente. Producen un esfuerzo o trabajo constante, persistente y continuado sobre la sociedad para acrecentar y propagar ciertos males y pecados hasta convertirlos en costumbres de los pueblos (alcoholismo, adulterio, pornografía, tráfico de drogas, robo, lujuria.

Las potestades o fortalezas satánicas son espíritus o “comisiones de poder” para inducir al hombre hacia un mal. Estas fuerzas demoníacas se fortalecen y predominan según los hombres y pueblos los inviten con sus malos hábitos (brujería, idolatría, violencia). Las potestades de Satanás toman en una ciudad o país según cada individuo con su pecado, su existencia y gobierno. Estas potestades pueden esclavizar a grandes ciudades y aún naciones. Recordemos Sodoma y Gomorra, Babilonia y Roma en el pasado. En el presente demos un vistazo sobre Río de Janeiro, San Francisco y Nueva York, cada pueblo con prácticas e inclinaciones pecaminosas bien peculiares, pero sojuzgadas por el infierno.

Las 7potestades pueden afectar igualmente a familias cuando estas inclinan hacia un pecado en particular. Las iglesias no escapan al ataque de las potestades del diablo. El fruto de su conducta evidencia que “comisiones de poder” han sido enviadas para destruir su testimonio y su labor.

Por ello encontramos potestades de división o rebelión, celos, chismes y disensión, etc. operando en ellas.

Huestes de Maldad

Estos son conocidos también como legiones o Ejércitos de maldad; su meta es atacar o asaltar a la humanidad. Para este fin desatan todo un plan orquestado basado en la mentira y el error. Su intención es desacreditar el Evangelio de Cristo. Son los encargados de falsear la verdad y de torcer la sana doctrina. Muestran claramente la naturaleza de su líder. Son mentirosos en grado sumo. Parte de su labor contra Dios es evitar la propagación de la verdad divina. Ellos bloquean a la iglesia y sus lideres en la Gran Comisión. Interfieren (con amenazas, violencia y calumnias) con el desplazamiento y extensión del mensaje de Cristo. Son espíritus guerreros enviados para atacar a los ungidos de Dios, calumniándolos y difamándolos hasta provocar como en el tiempo antiguo, la reacción adversa en sus naciones. Ellos fueron instigadores contra los profetas en Israel, contra Juan y contra Jesús. igualmente hoy provocan los ataques a la iglesia. Su ataque está basado en la acción de varios espíritus líderes, espíritus mentirosos, espíritus de conspiración, espíritus de falsedad, error y anticristo y espíritus de calumnia.

Espíritus Malignos o Demonios

Estos se interesan específicamente en hombres, no en montañas o puertos, o en ciudades o territorios, van directamente a influenciar a los individuos específicamente señalados. Su acción principal es afectar nuestra conducta, nuestros hábitos o prácticas, nuestros apetitos y nuestros deseos.

Toda intención es llevarnos lejos de Dios para destruirnos, pero Dios nos enseña en su palabra que ángeles guardianes velan por el pueblo de Dios (Salmos 34 y 91).

Hombres que le sirven al diablo

La Biblia registra en muchos pasajes cómo los hombres se han entregado a voluntad a servir a Satanás. Recordemos en Janes y Jambres en Egipto a los magos y adivinos en Babilonia y a los sacerdotes de Baal y Asera. En el Nuevo Testamento se nos relata de Elimas y Simón, hechiceros y engañadores. Ellos son tronos visibles en los cuales Satanás recibe gloria y adoración. La presencia y trabajo de estos individuos influencia a pueblos y naciones. Ellos atraen demonios con sus malas artes, ellos afectan la voluntad de los hombres con sus artes mágicas, engañando aún a políticos y gobernantes. A través de ellos los “gobernadores de maldad” manifiestan los planes del diablo y son instrumentos importantes a través de los cuales los principados y potestades malignas operan en los pueblos. La reunión de brujos y hechiceros, su confabulación y pactos, son la evidencia visible de la reunión de principados, gobernadores y potestades que ante el estímulo de la adoración satánica de los hombres convergen en las ciudades señaladas para manifestar los deseos del diablo. Allí los espíritus confabulan y adiestran a los hombres perversos y traman la forma de afectar el destino de los pueblos.

Fuente: palabradevida.net.ve

Acerca de estos anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s