Puestos los ojos en Jesús

Cada mañana al despertar, nuestras mentes hacen cosas mecánicamente y codifican el día a día, esto en muchas ocasiones sucede sin analizarlo, nos enfrentamos las próximas 18 horas al pasado y al futuro. ¿Extraño no? La mayoría de veces hacemos una introspección donde sacamos balance del pasado y vemos los pensamientos que de ambulan en nuestras mentes; ¿qué paso?, ¿porque no lo hice?, ¿cómo pudo pasarme?, ¿volveré a caer en lo mismo que durante tanto tiempo he rechazado?, o más bien la pregunta ¿señor por qué? Estas interrogantes martillan nuestras cabezas y no nos hacen madurar ni levantar la cabeza, solo nos hacen buscar un culpable.

Quise en este caso obviar el presente pues vivimos el presente, tomamos decisiones rápidas sin pensarlas y al pasar el tiempo nos hacen recordar ese presente como un pasado. ¿Qué cosas no?  Pero el futuro, lo ambicionamos, planeamos nuestra manera de vivir y en más de un 70% quisiéramos ayudar a Dios para ver los resultados, queremos ayudar a Dios con decisiones apresuradas o poniendo señales acomodadas a nosotros y se nos olvida hebreos 12:2 “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.” A lo largo de todas las escrituras, se nos insta a caminar por fe, creyéndole a Dios, teniendo cuidado de discernir todo de lo que nos rodea. Sin embargo, un viejo truco de enemigo es engañarnos a través de lo que ven nuestros ojos.

 

Pedro “al mirar las fuertes olas”, cayó (Mateo 14:31) etc. A lo que vamos es que las más grandes caídas comienzan a través de lo que entra por nuestros ojos.

 

Hagamos una pausa y reflexionemos.  Poner los ojos en Jesús es dejar que el tome el control. Le seré franco en lo que afirmo, queremos  que Dios actúe en instantes, pero todo tiene un tiempo determinado por Dios, y esperar en Dios es lo que nos conviene, pues el si ve el futuro, y quiere lo mejor para nosotros, si tiene deseos de llorar llore, sea libre saque esas lagrimas, pero cuando usted deje de llorar se tendrá que reir, y mientras usted llore va a tener que decir entre sollozos “DIOS MIO AYUDAME” ¿Qué cosas no? Su almohada, su pañuelo tiene que ser Jesucristo.

 

Habacud 3:17 nos dice…Y aunque la higuera no florezca… ¿Qué la higuera no florezca???  Es decir una vez habían adornos, estábamos adornados, teníamos de algo de esto; casa, carro, esposa, hijo, hijas, novio, novia, esposos, esposas. Etc. Pues aunque parezca difícil, con todo me alegrare en Jehová, recuerde nada es difícil para Dios, todo es posible al que cree.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.