Hasta luego, Madelin Valerio | 16 ABRIL 2020

Madelin Valerio

Madelin Valerio

Desde los 8 años de edad vi a Madelin llegar a la Iglesia con su hermanita de 7 años, caminar más de un kilómetro desde su casa para compartir con nosotros, no le importaba, lluvia, sol, frio o calor. Siempre temprano, esperando la hora del servicio, con una sonrisa como que nada de su entorno le afectaba. Su energía física, era el agente activante de su manera de proceder, su capacidad de servir era increíble, su mente era ágil, que la hacía una chica distinta a los demás.

Desde los 10 años de edad me decía: “voy a ser predicadora como usted, quiero acompañarlo a predicar”. Era muy sincera, hablaba lo que se tenía que decir y nunca ocultó sus errores, escuchaba con calma con sus ojos expresivos siempre puesto en su interlocutor.

“Nunca decía todo lo que le llegaba a la mente, ni tampoco era propensa a ofender”.

Estábamos a punto de preparar pasaportes para que nos acompañara al PERU, hasta que supimos de este cáncer, no les negaré que oramos mucho a Dios, pero me remonto a la palabra de Dios en Ezequiel 37:3 “Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes”. Todo lo que sucedió con su terrible enfermedad solo Jehová lo sabe.

“Además de ser predicadora su anhelo era ser doctora y cuando más cerca estuvo de conseguirlo, le sobrevino por desgracia una enfermedad que todavía, no conoce cura. Sin embargo, lejos de sumirse en una depresión, la enfrentó con una actitud indetenible e inquebrantable, al extremo de que nunca le gustaba que se enteraran cuando estaba en gravedad o en cuidados intensivos “nadie nunca le escuchó quejarse de sus dolores, tanto menos del dolor físico, que resistió hasta el final de su vida con indoblegable valor y firmeza”

“No me interrumpan estoy hablando algo con Dios, no se preocupen un ángel va conmigo”

No tuvo pausas, en su lucha por la vida le amputaran el brazo derecho y a tan solo cinco días de esa operación estaba con nosotros compartiendo en nuestro campamento juvenil; A pesar de su condición, nunca dejó de asistir a la iglesia, ni tampoco llegaba tarde, siguió en el ministerio de danzas, predicando y nunca se separó del ministerio de jóvenes.

Cuando su madre me llamo ese jueves 16 de abril, 9:13 AM, para darme la fatídica noticia sin mediar palabras me traslade a la casa en pocos minutos llego el féretro con sus restos mortales, y me toco destaparla y acomodarla… Murió como una guerrera, con una sonrisa en los labios, minutos antes de partir desde la cama dijo; no me interrumpan estoy hablando algo con Dios, no se preocupen un ángel va conmigo”. Puedo definir este momento como una tormenta tan dolorosa, que ha impacto en el alma y corazón de todos sus amigos y familiares sobre todo a Ciudad del Rey.

Estás, “en el paraíso que Dios le reserva a los elegidos, gracias por tu ejemplo de perseverancia, fidelidad y lealtad.

Sé que ella no podrá leer esto, pero no me queda otra cosa que expresar este sentimiento; Querida hija, hasta luego, te recordaremos como una verdadera Ciudadana del Reino, tenemos la esperanza de que te volveremos a ver.

Adiós Madelin, adiós hija, adiós amiga.

Dios les bendiga a Todos.

Pastor Israel Valenzuela
Ciudad del Rey, Rep. Dominicana

Un pensamiento en “Hasta luego, Madelin Valerio | 16 ABRIL 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .