7 maneras de hacerle daño a tu pastor

523330_437971392883425_1912390646_nSi de verdad quieres hacerle daño a tu pastor, este artículo es para ti.

Solo en la semana pasada, tuve varias conversaciones con docenas de pastores. Estos pastores aman a sus iglesias y a sus miembros, y están verdaderamente comprometidos con sus llamados.

Pero son personas verdaderas, que pueden ser verdaderamente heridas.

Los pastores con los que hablé la semana pasada compartieron conmigo siete temas comunes acerca de las cosas que más daño les hacen. Así que, si quieres de verdad hacerle daño a tu pastor, sigue estas instrucciones con cuidado:

1. Critica a la familia del pastor. Hay pocas cosas tan dolorosas para los pastores como el criticar a sus familias, especialmente si las críticas están relacionadas con asuntos de la iglesia.

2. Dile al pastor que se le paga demasiado. Hay muy pocos pastores que ganan mucho dinero. Pero sí hay un cierto número de miembros de la iglesia a los que les gustaría hacer sentir mal al pastor por lo que gana.

3. No defiendas al pastor. Los críticos pueden ser muy hirientes. Pero aún más hiriente son los que permanecen en silencio mientras su pastor es atacado verbalmente. El silencio, en este caso, no es de ayuda.

4. Dile a tu pastor lo fácil que es su trabajo. Puede doler de verdad cuando alguien sugiere que un pastor en realidad solamente trabaja unas diez horas por semana. Algunos de hecho creen que los pastores tienen varios días libres a la semana.

5. Sé constantemente negativo. Normalmente, los pastores pueden lidiar con las críticas ocasionales. Pero las relaciones con los miembros de la iglesia que son constantemente negativos son verdaderamente dolorosas. ¿Cómo sabes que has tenido éxito en este sentido? Cuando el pastor huye en la dirección opuesta al verte.

6. Haz comentarios acerca de los gastos del pastor. Lo oí de un pastor la semana pasada. Un miembro de la iglesia le preguntó: “¿Cómo puede darse el lujo de ir a Disney World?” Oh, wao.

7. Compara desfavorablemente el ministerio y la predicación de tu pastor con los de otro pastor. Muchas veces un miembro de la congregación quiere que sepa lo mucho que le gusta el pastor que escucha por internet comparado su propio pastor. Si realmente quieres hacerle daño a tu pastor, asegúrate de que él sepa lo inferior que es.

Así que, si el objetivo de tu vida es herir a tu pastor, uno o más de estos enfoques funcionará bien.

Pero, si eres como la mayoría de los buenos miembros de la iglesia, querrás lo mejor para tu pastor. Así que haz lo contrario de estos siete.

Y si te preocupa que tu pastor no se mantenga humilde a menos que alguien lo ponga en su lugar, no te preocupes. Siempre habrá un montón de esos otros miembros de la iglesia a su alrededor.


 

 

Publicado originalmente en ThomRainer.com. Traducido por Manuel Bento.

Reflexión pastoral. Que es un pastor?

image

En días pasado alguien se me acerco y me dijo que buena vida Pastor usted tiene, mire que bien la iglesia que usted pastorea [Ciudad del Rey en Republica Dominicana] si está bien y usted ni se diga… Me quede mirándolo con mis ojos negros y expresivos posados en le  y le respondí:  Ser pastor no es sinónimo de riquezas buena vida, carros lujosos, viajes y buen trabajo;  ser pastor es sinónimo de lucha, de arduo trabajo, sacrificios, soledad,  de valentía, de sobrevivencia de ser humillado, despreciado, utilizado y acusado y no obstante no te imaginas a las personas que hemos ayudado no solo en lo económico sino entregándoles parte del corazón y al final nunca se devuelven para para agradecer. Después que los ayudas los cuidad el pago que recibes es que se van a otra iglesia.

 También ser Pastor es sinónimo de renunciar a muchas comodidades físicas y emocionales, es  sacrificarse por otros, es no tener vida privada, es no dormir tranquilo, pues siempre se está pendiente a las ovejas, con el fin de agradar a Jesucristo que vio en nosotros la vocación, el talento y el servicio para su obra.

Ser pastor no es sinónimo de riquezas buena vida, carros lujosos, viajes y buen trabajo;  ser pastor es sinónimo de lucha, de arduo trabajo, sacrificios, soledad…

 Quise plasmar esta conversación con esa persona, para que todos aquellos que nunca han sido pastores, que solo se atreven a criticar esos pastores que una vez con un poco de valentía de miedo de esperanza y sobre todo con mucha fe y un llamado de Dios nos atrevimos a dejar las comodidades de nuestras vidas para dedicarnos al Señor y a la gente.

Dedicado a todas las personas que no cuidan y AMAN  a sus pastores

 

Pastor Israel Valenzuela
Iglesia Cristiana Ciudad del Rey
Twitter @isravalenzuela