El catolicismo busca frenar el avance de los evangélicos

PARIS — La elección de un papa procedente de un continente en el que vive el 40 por ciento de los católicos del mundo se inscribe también en la tentativa de la iglesia católica de frenar el rápido avance de los protestantes evangélicos en los países en vías de desarrollo, no sólo en América Latina, sino también en África y en Asia.

Con 565 millones de fieles —107 millones de ellos en América Latina y el Caribe— los evangélicos representan poco más un cristiano de cada cuatro en el mundo, según estadísticas validadas por Sébastien Fath, del Centro Nacional de Investigaciones Científicas francés (CNRS).

Una cifra en constante aumento y que incluye los 200 millones de pentecostales o “Born again”, corriente aparecida a principios del siglo XX en Estados Unidos, que hace hincapié en la acción y los dones del Espíritu Santo, como las profecías, las curaciones milagrosas y la liberación de los demonios; defiende el encuentro personal con Jesús y la conversión, alimentados en grandes reuniones de tono apasionado.