Violento motín policial en Ecuador – «si quieren matarme, que me maten», pero que no dará «ni un paso atrás»

Ecuador

Máxima tensión en Ecuador por un violento motín policial

Cierran el aeropuerto de Quito | El presidente está herido y atrapado en un hospital.

Cerca de 1.000 policías se insubordinaron en Quito desde las 07:00 horas (12:00 GMT) y tomaron el Regimiento Quito, el mayor de la capital, a donde acudió Correa, quien no pudo dialogar con ellos y señaló que «si quieren matarme, que me maten», pero que no dará «ni un paso atrás».

Estas declaraciones las hizo Correa desde una de las ventanas del Regimiento número 1 de la Policía, en Quito, poco antes de que tuviese que abandonar el lugar en medio de gases lacrimógenos que fueron arrojados por algunos de los oficiales que se encontraban en el exterior del edificio. 

Cuando se quiso ir de dicho regimiento, donde fue abucheado y donde incluso estallaron bombas lacrimógenas, el gobernante fue presionado por numerosos agentes que le rodearon.