¿Dónde va un cristiano cuando muere?

Pr. Israel Valenzuela

La Biblia nos dice que cuando una persona muere conociendo al Señor Jesús como su salvador, esa persona es llevada ante la presencia de Dios. En 2 Corintios 5:8, Pablo nos dice:

*”Pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.”*

Para Pablo, “estar …presentes al Señor” es algo preferible a nuestra presente condición, aun si ello quiere decir “estar ausentes del cuerpo” entre la muerte y el día de nuestra resurrección. En esta vida, mientras estamos vivos percibimos a Cristo espiritualmente, pero su ausencia física significa que no percibimos su presencia tan plenamente como sucederá en el futuro, cuando le “veremos cara a cara” 1 Corintios 13:12.

En 2 Corintios 5:8 Pablo desaprueba concluyentemente cualquier noción en el sentido de que el creyente experimenta una etapa entre el día de su muerte (Limbo/Purgatorio) y el momento cuando llega a la presencia del Señor. Tan pronto morimos, vamos ante su presencia. Sin embargo, aunque estemos delante de su presencia tendremos que esperar que los tiempos se hayan cumplido, para ser juzgados, etc.

Quisiera tomar dos pasajes bíblicos en los cuales la Biblia se pronuncia con claridad meridiana acerca de su duda. El primero se encuentra en Lucas capítulo 16.

Se trata de la historia relatada por el Señor Jesucristo sobre un mendigo llamado Lázaro y un rico. El mendigo confió a Dios el destino de su existencia después de la muerte mientras que el rico no se preparó para su existencia después de la muerte. El rico simplemente vivió para acumular riqueza olvidando totalmente a Dios y a lo que iba a ser de su existencia después de la muerte. Pues a los dos les llegó el momento de partir de este mundo. La muerte acudió puntualmente a la cita con ambos. Lázaro el mendigo se preparó para ese encuentro.

El rico no estaba preparado para ese encuentro. Note como Jesús relata la cita de la muerte con nuestros dos amigos. Leo en Lucas 16:22-23 donde dice: “Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al Seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.” Allí lo tiene amiga oyente. Murió Lázaro, el mendigo, e inmediatamente fue trasladado por una comitiva de ángeles de Dios al Seno de Abraham.

El seno de Abraham, mi amiga, es una figura de dicción para indicar el paraíso o la presencia de Dios, o el cielo. No hubo sueño del alma, no hubo tiempo de espera hasta la resurrección. En un instante ocurrió la muerte y en el instante siguiente Lázaro estuvo en el seno de Abraham. Con el rico en cambio, en un instante ocurrió la muerte y en el instante siguiente alzó sus ojos y se halló en el Hades, estando en tormentos. Ahora analicemos otro pasaje bíblico donde también se trata el asunto que a Usted le interesa. Se encuentra en 2 Corintios 5:6-9 donde dice: “Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor (porque por fe andamos, no por vista); pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.

Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables.” El creyente puede vivir en uno de dos lugares, o en el cuerpo mientras esté en este mundo, o mientras la muerte no haya sobrevenido, o en el cielo, en la presencia del Señor, tan pronto ocurra la muerte. Para el creyente, la muerte es el momento de mudanza. Deja de vivir en el cuerpo y pasa a vivir en el cielo con Dios. En palabras del Apóstol Pablo esto suena así: Si estamos presentes en el cuerpo, estamos ausentes del Señor. Si estamos ausentes del cuerpo, estamos presentes al Señor. Por esto estamos convencidos que cuando un creyente muere inmediatamente pasa a la presencia del Señor. Obviamente, esta existencia del creyente en la presencia del Señor, después de la muerte, es sin cuerpo.

El cuerpo del creyente muerto habrá quedado en la tumba en algún lugar en la tierra, esperando la resurrección. Cuando ocurra la resurrección, los creyentes que están en la presencia del Señor, se revestirán de cuerpos glorificados y con cuerpos glorificados permanecerán en el cielo, ante el Señor por la eternidad. Algunas sectas falsas enseñan que después de la muerte, el creyente entra a un estado de inconciencia, llamado el sueño del alma, del cual despertará el momento de la resurrección. Pero la Biblia no apoya esta creencia.

“Pero tenemos confianza, y quisiéramos más bien desterrarnosde este cuerpo para ir a vivir con el Señor.” 2 Corintios 5:8

  

Anuncios

9 pensamientos en “¿Dónde va un cristiano cuando muere?

  1. Pues todos creen que sus conportamientos y morales son dignas de dios o x el echo de creer en el e ir todos los domingos a iglesia se ganaron un lugar en el cielo el echo es q de que aveces creen q hacen un bien obligar a otros haciendo lad volntad de dios ya se ganaron un lugar dentro y la verdad es q van a bagar en el infierno solos

    Me gusta

  2. que maravilloso es crer en Diois podemos caminar y vivir en santidad aqui en la tierra nientras vivamos si en verdad hemos creido en JESUCRISTO COMO NUESTRO SALVADOR vivamos hermanos en samtidad amandonos los unos a los otros predicando la palabra de Dios a toda criatura si hemos creido ya pertenecemos a Dios vivamos como somos cuidadano del cielo aunque estemos en la tierra en medio de las tribulaciones Dios esta siempre NUESTRO Lado hasta el final de nuestras vida

    Me gusta

  3. Ahora entiendo todo, mi abuelo que fue una gran persona en la tierra , cuando estaba agonizando dijo esto: ” ya me voy a seguir a Abraham”, sin duda alguna mi abuelito esta con Dios.

    Me gusta

  4. Todos los cristianos que sean levantados en el rapto de la iIglesia no participaran en el juicio del trono Blanco, si estaran ahi como espectadores, porque el juicio es para todos los que no se encontraron escritos en el libro de la vida. Los cristianos participaran en el tribunal de Cristo don se repartiran los galardones. Segun las obras que haya hecho durante estuvo aqui en la tierra asi sera el galardon que resibiran.

    Me gusta

  5. 1Th 4:13 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.
    1Th 4:14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.
    1Th 4:15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.
    1Th 4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
    1Th 4:17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.
    1Th 4:18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s