Salmos 127

DesktopPor: Angel Luis Rivero, desde Venezuela

4 Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos habidos en la juventud.
5 Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos;
No será avergonzado. Cuando hablare con los enemigos en la puerta.

Esto se refiere esto que todo somos flechas(saetas) en manos del valiente, aque Dios nos quiere llevar a grandes cosas, cuando vemos o soñamos con planes de viaje o alguna cosas, Dios nos esta implusando pero al momento que pecamos Dios va frenando esa saeta o esa flecha.

por eso es primordial llevar una vida en santidad o vivir siempre fiel con Dios.

tambien podemos leer en el versiculo 5 que dice: 5 Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos;
No será avergonzado.

Ok imaginemos robin hood, la bolsa donde se lleva las saetas o flechas, ok como dice que somos como flechas, todos somos flechas y estamos en la aljaba que es como se llama esa bolsa donde se llave las flechas y a medida que vamos caminando en el proposito Dios tambien camina con nosotro verdad!. Entonces al caminar la aljaba su interior se mueve y todas las flechas friccionan y entonce sabemos que hay diferentes tipos de flechas y nosotro al utilizar una flecha vemos cual nos sirve y cual no, pues haci exactamente hace Dios con nosotros.

Por eso vemos que existen misioneros, pastores, apostoles, salmistas, y mucho mas por que cada quien cumple con el proposito que Dios le asigno todos somos flechas en manos de Dios.

¿y como Dios nos fricciona?

  1. -Talvez nuestro lider de celula no nos cae bien
  2. -Talvez nos preguntamos con dolor por que tengo la familia que tengo
  3. -Talvez le preguntamos a Dios porque mi economia es tan mala o baja

Quiero decirte que cuando pasan esa cosas que Dios esta friccionando y te esta preparando para grandes cosas, un amigo dice que cuando el diablo quiera venir en serie osea una y otra dez quiero decirte que hoy Dios viene fuera de serie.

Todos somos flechas en manos del valiente y nuestro valiente tiene nombre se llama jesucristo rey de reyes y señor de señores. AMEN