El poder de Dios para mi debilidad

“El me dijo, “‘Mi gracia es suficiente para tí, pues Mi fuerza se perfecciona en la debilidad.’ Por lo tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo. Por lo cual me regocijo en debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias, por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.” 2 Corintios 12:9-10

Nuestra debilidad “Porque aunque El fué crucificado en debilidad, sin embargo vive por el poder de Dios. Pues también nosotros somos débiles con El, pero viviremos con El por el poder de Dios para con vosotros.” 2 Corintios 13:4

“¿A quién tengo yo en los cielos sino a Tí? Y fuera de ti no hay nada en la tierra que deseo. Mi carne y mi corazón desfallecen: Pero la fuerza de mi corazón y mi porción es Dios, para siempre.” Salmos 73:25-26

“…que sobremanera fuimos cargados, sobre nuestras fuerzas, de tal manera que estuviésemos en duda de la vida…. Tuvimos en nosotros mismos la pena de muerte, para que no confiemos en nosotros mismos, sino en Dios…” 2Corintios 1:8-9 Sigue leyendo

El poder de la Palabra de Dios

¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra? — Jeremías 23:29

Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. — Efesios 6:17

¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. — Salmo 119:9

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. — Hebreos 4:12

Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. — S. Juan 15:3

Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. — S. Juan 17:17

Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos. — S. Juan 8:31

Asidos de la palabra de vida… — Filipenses 2:16a

EL Poder de Dios es Eterno

Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. — 2 Pedro 1:11

Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos. — Isaías 26:4

Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tu eres Dios. —Salmo 90:2

Mas Jehová es el Dios verdadero; él es Dios vivo y Rey eterno; a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación. — Jeremías 10:10

… y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. —Apocalipsis 11:15b

El Poder De Satanás será Destruido

Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. — Apocalipsis 20:10

Qué significa que Dios es eterno?

La palabra eterno significa “perpetuo, no teniendo ni principio ni fin.” El Salmo 90:2 nos habla acerca de la eternidad de Dios. “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.” Puesto que los humanos medimos todo en tiempo, es muy difícil para nosotros concebir algo que no tuvo principio, sino que siempre ha existido, y continuará para siempre. Sin embargo, la Biblia no trata de probar la existencia de Dios o Su eternidad, sino simplemente comienza con la declaración “En el principio Dios…” (Génesis 1:1), indicando que desde el principio del registro de los tiempos, Dios ya existía. Desde la duración que se extiende sin límite hacia atrás, a la duración que se extiende sin límite hacia adelante, desde las edades eternas a las edades eternas, Dios fue y es para siempre.

Cuando Moisés fue comisionado por Dios para ir a los israelitas con un mensaje Suyo, Moisés se preguntaba qué les diría si le preguntaban cuál era el nombre de Dios. La respuesta de Dios es altamente reveladora: “Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.” (Éxodo 3:14). Esto revela la verdadera esencia de Dios, Su auto-existencia, y que Él es el Ser de seres. También describe Su eternidad e inmutabilidad, así como su constancia y fidelidad en cumplir Sus promesas, porque eso incluye todo el tiempo, pasado, presente y futuro. El sentido es, no sólo Soy lo que Soy en el presente, sino Soy lo que he Sido y Soy lo que Seré, y Seré lo que Soy. Las propias palabras de Dios acerca de Su eternidad nos hablan desde las páginas de la Escritura.

Jesucristo, Dios encarnado, también constató Su deidad y eternidad ante la gente de Su tiempo al declararles, “Antes que Abraham fuese, YO SOY.” (Juan 8:58). Es claro que Jesús estaba afirmando ser Dios encarnado, porque los judíos, al escuchar esta declaración trataron de apedrearlo. Para los judíos, declarar que uno mismo es el Dios eterno era una blasfemia digna de la pena de muerte (Levítico 24:16). Jesús estaba afirmando que era eterno, así como Su Padre es eterno. Esto fue declarado nuevamente por Juan respecto a la naturaleza de Cristo: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.” (Juan 1:1). Antes del registro de los tiempos, Jesús y Su Padre eran uno en esencia, y compartían por igual el atributo de la eternidad.

Romanos 1:20 nos dice que la naturaleza eterna de Dios y su eterno poder son revelados a través de Su creación. Todos los hombres ven y entienden este aspecto de la naturaleza de Dios por el testimonio de los diversos aspectos del orden creado. El sol y los cuerpos celestes continúan en sus órbitas siglo tras siglo. Las estaciones vienen y van en su tiempo programado; los árboles producen hojas en primavera y las pierden en el otoño. Año tras año estas cosas continúan, y nadie puede detenerlas o alterar el plan de Dios. Todo esto da fe del eterno poder de Dios y Su plan para la tierra. Un día, Él creará un nuevo cielo y una tierra nueva y ellos, como Él, continuarán hasta la eternidad. Nosotros que pertenecemos a Cristo a través de la fe, continuaremos también por la eternidad, compartiendo la eternidad de nuestro Dios a cuya imagen fuimos creados.

Fuente: gotquestions.org

EL PODER DE DIOS EN INFINITO

Una vez habló Dios; Dos veces he oído esto: Que de Dios es el poder.— Salmo 62:11

Nuestro Dios está en los cielos; Todo lo que quiso ha hecho.—Salmo 115:3

Aun antes que huberia día, yo era; y no hay quien de mi mano libre… —Isaías 43:13a

Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder…. — 1 Crónicas 29:11, 12a

Señor Jehová, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza, y tu mano poderosa; porque ¿qué dios hay en el cielo ni en la tierra que haga obras y poezas como las tuyas? —Deuteronomio 3:24

Porque nada hay imposible para Dios. —S. Lucas 1:37