El poder de Dios para mi debilidad

“El me dijo, “‘Mi gracia es suficiente para tí, pues Mi fuerza se perfecciona en la debilidad.’
Por lo tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo. Por lo cual me regocijo en debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias, por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.” 2 Corintios 12:9-10

Nuestra debilidad “Porque aunque El fué crucificado en debilidad, sin embargo vive por el poder de Dios. Pues también nosotros somos débiles con El, pero viviremos con El por el poder de Dios para con vosotros.” 2 Corintios 13:4

“¿A quién tengo yo en los cielos sino a Tí? Y fuera de ti no hay nada en la tierra que deseo. Mi carne y mi corazón desfallecen: Pero la fuerza de mi corazón y mi porción es Dios, para siempre.” Salmos 73:25-26

“…que sobremanera fuimos cargados, sobre nuestras fuerzas, de tal manera que estuviésemos en duda de la vida…. Tuvimos en nosotros mismos la pena de muerte, para que no confiemos en nosotros mismos, sino en Dios…” 2Corintios 1:8-9

“…que no son muchos sabios según la carne, no muchos poderosos, no muchos nobles. Pero  Dios escogió lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios escogió lo débil del mundo, para avergonzar lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menos preciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, para que ninguna carne se enorgullezca en Su presencia. Pero de El están ustedes en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho sabiduría por Dios—y justificación, y santificación, y redención—para que, como está escrito: ‘El que se jacta, que se jacte en el Señor.'” 1 Corintios 1:26-31

“Así que, hermanos, cuando fuí a ustedes, no fuí con altivez de palabra, o de sabiduría, a anunciarles el testimonio de Dios. Porque no me propuse saber algo entre ustedes, sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve yo con ustedes con debilidad, y mucho temor y temblor, y ni mi palabra ni mi predicación fué con palabras persuasivas de sabiduría humana, pero con demostración del Espíritu y de poder, Para que vuestra fe no esté fundada en sabiduría de hombres, pero en el poder de Dios.” 1 Corintios 2:1-5

El nos da de Su Fuerza

“Vengan a Mí todos ustedes los que están trabajados y cargados, que yo les haré descansar. Lleven Mi yugo sobre ustedes, y aprendan de Mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para sus almas. Porque Mi yugo es fácil, y ligera Mi carga.” Mateo 11:28-30

“¡Bienaventurado el hombre que tiene su fuerza en Ti,

En cuyo corazón están Tus caminos! Atravesando el valle de Baca (de lágrimas) lo convierten en fuente, y la lluvia llena los estanques. Irán de fuerza en fuerza, Verán a Dios en Sión.” Salmo 84:5-7

” Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente: no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios será contigo en donde quiera que fueres.Josué 1:9

“Y como tus días será tu fuerza.” Deuteronomio 33:25

“Aunque no florezca la higuera,  ni en las vides haya frutos;  se fracase la obra de la oliva, y los labrados no den alimento; las ovejas sean aisladas del redil, y no haya vacas en los corrales; a pesar de todo yo me alegraré en Jehová,  y me regozijaré en el Dios de mi salud. Jehová el Señor es mi Fuerza, El cual pondrá mis pies como de ciervas, y me hará andar sobre las alturas.” Habacuc 3:17-19

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que les falta, conforme a Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. A Dios, pues, y Padre nuestro sea gloria por los siglos de los siglos.” Filipenses 4:19-20

“Bienaventurados los pobres en espíritu: porque de ellos es el reino de los cielos.” Mateo 5:3

“…el Dios eterno es Jehová, el cual creó los términos de la tierra? No se trabaja, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.

El da fuerza al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ninguna.

Hasta los jóvenes se fatigan y se cansan, los muchachos flaquean y se caen:

Pero los que esperan en Jehová tendrán nueva fuerza; levantarán las alas como águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.” Isaías 40:28-31

Sean fuertes y tengan ánimo; no teman, ni tengan miedo de ellos, porque Jehová su Dios es el que va con ustedes; no les dejará ni les abandonará. Deuteronomio 31:6

Por lo cuanto honramos a Dios, no a nosotros mismos Te amaré, oh Jehová, fortaleza mía. Jehová es mi roca y mi castillo y mi libertador, mi Dios, mi fuerza, en quién confiaré, mi escudo y el cuerno de mi salud, mi refugio.

Invocaré a Jehová, digno de ser alabado, y seré salvo de mis enemigos. Salmos 18:1-3

“…pero tenemos a este tesoro en vasos de barro, para que la alteza del poder sea de Dios, y no de nosotros.  Estamos atribulados en todo, pero no angustiados; en apuros, pero no desesperamos; perseguidos, pero no desamparados; abatidos, pero no perecemos; llevando siempre por todas partes la muerte de Jesús en el cuerpo, para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestros cuerpos. Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestra carne mortal.” 2 Corintios 4:7-11

“Bendito sea el Dios y Padre del Señor Jesucristo, el Padre de misericordias, y el Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquiera angustia, con la consolación con que nosotros somos consolados de Dios. Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.” 2 Corintios 1:3-5

La victoria es de Dios, no es nuestra

“…en todas estas cosas hacemos más que vencer, por medio de Aquel que nos amó. Por lo cual estoy cierto que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Dios que es en Cristo Jesús nuestro Señor. Romanos 8:37-39

“Por tanto, teniendo un gran Sumo Sacerdote que penetró los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Pues no tenemos un Sumo Sacerdote que no se pueda compadecer de nuestras flaquezas, pero que fué tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos pues con confianza al trono de la gracia, para obtener misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4:14-16

A Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos ó entendemos, por la fuerza que obra en nosotros, a El sea gloria en la iglesia por Cristo Jesús, por todas edades del siglo de los siglos. Amén. Efesios 3:20-21

Fuente: kjos Ministries

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s