ESCUDRIÑAME, SEÑOR

Lámpara del SEÑOR es el espíritu del hombre.

El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en tirarle una piedra. Pero al oír ellos esto, se fueron retirando uno a uno comenzando por los de mayor edad, Quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol del cual te mandé que no comieras

A aquel, pues, que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado. En cualquier cosa en que nuestro corazón nos condene; porque Dios es mayor que nuestro corazón y sabe todas las cosas. Amados, si nuestro corazón no nos condena, confianza tenemos delante de Dios. En realidad, todas las cosas son limpias, pero son malas para el hombre que escandaliza a otro al comer. Dichoso el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba.

Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo,  y guíame en el camino eterno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s