Un mensaje de Dios para mi, pero puede ser compartido a otros – La realidad Evangelica

En los estos últimos días, Dios me ha dado un momento de reflexión. Vivo en un País donde supuestamente hay muchos hombres de Dios.

Dios me ha dado una lección a nosotros los llamados hombres de Dios. Y me pregunto que es lo que busca Dios en la tierra. Y con lágrimas en el rostro, me he sentado a escribir lo que estoy predicando en los últimos días.

Estoy volviendo a la primera arma del Cristiano: Orar.

Cuantos hombres en mi país, o en tu país están orando como Daniel, Como Elias.?? Y si lo hacen, que esta pasando?

No lo estamos haciendo, no es que hagamos descender fuego del cielo, ni calmar leones, pero tenemos que ir un poco mas allá de nuestras palabras. Más allá de las conferencias y talleres divertidos. Creo que comenzando por mi, que recibí esta lección tan grande, es necesario hacerlo.

Que hacia que Daniel fuera tan poderoso? ¿Su equipo de 12, de 10, de 20000?, ¿Que lo hacia tan ungido? ¿Su fuerza para dar fuerte en un estadio?, Su poder de convocatoria? Su equipo de Sonido, su programa de televisión? Sus programas radiales, sus reuniones con el presidente, su cargo en el gobierno?

Entonces, he decidido callarme y pedirles a los demás que nos callemos un momento. Quiero orar, Quiero hablarle a Dios de la gente. Tal vez estoy equivocado. Pero he pensado que no he leído sobre el ministerio de Musica del Pablo, de la biblia que gano todo un continente para Cristo.

Y estoy asustado, he revisado muchos hombres en la biblia y ninguno tiene los recursos que tenemos ahora, carros de lujo, utilitarios, camiones, equipos de sonido, asistentes, representantes, paginas de internet, libros, CD, DVD, musica, y tantas cosas supuestamente para predicar la palabra.

Me senté a pensar y Elias, Pablo, Daniel, Felipe, Pedro, Timoteo, Tito, Juan, Eliseo y los demás, solo tenían una sola condición en común. ORABAN DESESPERADAMENTE. y en sus oraciones consiguieron un elemento que a veces creo que falta en la mayoría de nuestros lideres, en mi, en ti, en tus pastores, en mis pastores y en todo el mundo… UNCION DE LO ALTO.

Y lo pongo así tan fuerte porque si hubiera un Elias en estos momentos, toda la prensa supiera que hizo parar la lluvia, si hubiera un Josue, todos nos viéramos forzados a saber que el sol se detuvo y que la tierra ha dejado de girar.

Me duele el alma de pensar.. Cuando tendrá Dios la gente que quiere tener.. Seré yo uno de esos que El necesita en la tierra.?, Siempre estamos demandando al Dios de Elias, al de Abraham, al de los profetas y al padre. Pero un día Dios quiere decir “Mi hijo, Mi hija en quien tengo complacencia”

Vamos, Comencemos a ser diferentes, comencemos a orar como si fuera lo único que necesitáramos para alcanzar el mundo.. Oremos y recibamos el poder de lo alto, y no habrá demonio, fortaleza, gobierno, tierra, persona, jefe, hermano, madre, denominación, iglesia, que se interponga cuando hablemos con la fuerza del Espíritu de Dios.

Usted se dará cuenta la próxima vez que me escuche hablar, predicar o ministrar, el inicio de la diferencia marcada en la Oración

Haz lo mismo y te sentirás diferente

Israel Valenzuela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s