El Fuego de Dios nos purifica

El Fuego de Dios nos purifica:
Malaquías 3:2 ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿o quién podrá estar en pie  cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores.

Hebreos 12:29 porque nuestro Dios es fuego consumidor. Consumidor: del griego «katanalisko» que significa «consumir absolutamente». Sus fuego nos limpia de todo lo que a él no le agrada (celos, envidias, mentiras, rivalidad)

Él destruye lo que no le glorifica. Cuando venimos a su presencia él se encarga de purificarnos. Jeremías 23:29 ¿No es mi palabra como fuego–declara el SEÑOR– y como martillo que despedaza la roca? El nos confronta con su palabra. Nos purifica con sus palabras. Nos perfecciona.

El Fuego de Dios consume a nuestros enemigos
Deuteronomio 9:3 Pero tú, entiende bien hoy que el Señor tu Dios avanzará al frente de ti, y que los destruirá como un fuego consumidor y los someterá a tu poder. Tú los expulsarás y los aniquilarás en seguida, tal como el Señor te lo ha prometido. (NVI) Salmo 97:3 El fuego va delante de él y consume a los adversarios que lo rodean.

El Fuego de Dios nos protege
Zacarías 2:5 «Y yo seré para ella»–declara el SEÑOR– «una muralla de fuego en derredor, y gloria seré en medio de ella.» (LBLA)  Nos protege de nosotros mismos, del pecado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.