Lenguaje Biblico o Satanico en el Decláralo, Decrétalo, Recíbelo, y si no, Arrebátalo?.

Por L.Baez

“Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”. Juan 14:13

Muchos creyentes piensan que por mencionar el nombre de Dios pueden hacer y deshacer conforme a sus propios deseos. Está de moda entre “creyentes” el Decláralo, Decrétalo, Recíbelo, y Arrebátalo; que promueve la idea de que recibiéremos todo lo que se nos antoje declarar. Esto es contrario al modelo bíblico, porque Jesús nunca dijo: declaren según sus caprichos y recibirán, lo que El  estableció es pedir, clamar, tocar las puertas del corazón de Dios en su nombre, pero que solo recibiremos aquellas cosas que están de acuerdo a la voluntad del Padre.

“Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye, Y si sabemos que él nos oye, sabemos que tenemos lo que le hayamos pedido”. 1 Juan 5-14

Dicen que  “la ignorancia es atrevida” y ciertamente resulta una falta de respeto a la persona de Dios pretender que podemos pararnos frente a El y ordenarle que haga lo que nosotros deseamos. Esto es blasfemar el nombre de Dios por no conocer su deidad y tomar con liviandad las cosas sagradas de un Dios que es SANTO, SANTO, SANTO.

La falta de conocimiento de la Palabra de Dios y la vida religiosa son dos elementos que propician esta clase de errores entre creyentes cuyo único interés es formar parte de un circulo religioso donde la gente no cultiva la oración ni aprende a tener una relación con Dios para conocer su carácter, su voluntad y sus atributos. Por más que declaremos, decretemos o arrebatemos, nadie recibirá nada de parte de Dios que esté por encima o en contra de su perfecta voluntad. “Ustedes piden y no reciben, porque piden mal, paga gastar en sus propios deleites”. Santiago 4:3

Queremos que Dios sea nuestro sirviente y nuestro esclavo como si tuviéramos en las manos la famosa Lámpara de Aladino, la cual solo debo frotar y esperar que el mago cumpla mis deseos. No erréis, Dios es Todopoderoso, Soberano y tres veces Santo y su deidad está por encima de los caprichos de los hombres.

Cuando una persona dice: “Yo declaro”, “Yo decreto” el énfasis lo hace en el  YO, es por eso que decretan y declaran pero sus vidas siguen vacías, con los mismos problemas, las mismas deudas y la misma condición física, emocional y espiritual que tenían el primer día y muchos aun están peor.  El único que tiene poder para decretar es Dios y nuestra responsabilidad es obedecerlo, asi que no utilicemos su nombre como una varita mágica cayendo en el irrespeto y la blasfemia que son características que exhiben los que en vano y por ambición invocan el Santo Nombre de Dios.“Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales”. Judas 1:10

 

“¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello”.

Santiago

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s