LA DIFERENCIA ENTRE JUZGAR SIN LA VERDAD, Y DENUNCIAR LAS HEREJÍAS Y EL PECADO.

Hay una enorme diferencia entre criticar o juzgar sin evidencia y censurar el pecado. Sin embargo, muchos están confundiendo los términos posiblemente sin darse cuenta.

La crítica o juzgar sin tener evidencia o prueba de lo que se dice, se usa con el propósito de echar por tierra y destruir. La censura o la denuncia se usa para construir o establecer un fundamento más firme, con el objeto de enderezar el camino torcido.

Cuidémonos de no acusar erróneamente a alguien sin tener evidencia o prueba de lo que se dice; porque al hacerlo, nosotros mismos estamos juzgando o levantando falso testimonio, y caemos en lo que dice el Señor que no debemos juzgar a los demás. Debemos Investigar debidamente los hechos y los actos de la persona, para ver si lo que ellos dicen es verdad; si es así, por la gracia de Dios en su corazón acepte la reprensión y luego rectifique.

La verdad puede ser muy difícil y doloroso aceptarla, pero rechazar la verdad puede causar la muerte segura de los que hagan caso omiso a la advertencia.

Si hablamos con la verdad sobre un hombre o mujer según su testimonio público, con base a escritos que ellos han elaborado o videos en los cuales comentan hechos censurables, que fortalecen lo que denunciamos, hacemos bien, conforme a lo que dice el Profeta Zacarías:

 “Estas son las cosas que habéis de hacer: Hablad verdad cada cual con su prójimo, juzgad según la verdad y lo conducente a la paz en vuestras puertas…” Zacarías 8:16

No digo esto por maldad, ya que al decirlo, puede ser que algunos se sientan molestos o se disgusten, y en peor de los casos, se “creen intocables”, no permitiendo que les escudriñen sus actos.

Lo digo porque es demasiado evidente. La Biblia nos da muchos ejemplos para advertirnos de que es así. Rechazar la censura fiel es rechazar la verdad, y rechazar la verdad conduce a la muerte.

No tiene sentido enojarse con el que censura y castigarlo o desglosarlo; todo eso que usted haga no cambia la verdad ni los resultados por rechazarla.

LA PERSONA QUE CENSURA NO ESTABLECIÓ LAS NORMAS, SOLO LAS PONE DE MANIFIESTO.

TODOS LOS PROFETAS Y SIERVOS DE DIOS DENUNCIARON Y CENSURARON LOS PECADOS DE LA IGLESIA DE SU TIEMPO, el más representativo lo fue Martín Lutero, al denunciar la corrupción y la falsa doctrina que propagaba la iglesia de su tiempo, y a él trataron de callarlo y quemarlo con la “santa inquisición”. Hoy muchos de estos hombres y mujeres que propagan otro “evangelio”, hacen lo mismo, aplican las técnicas de la inquisición, pero la verdad siempre sale a luz, porque las obras de las tinieblas hay que denunciarlas y no coparticipar de ellas.

Cumplieron un deber muy desagradable, pagaron un precio muy caro, PERO NO PODÍAN DEJAR DE SER FIELES A DIOS PARA GOZAR DE LA APROBACIÓN DE UNA IGLESIA APÓSTATA, yo me mantengo fiel a Dios y a su doctrina. Todos, sin excepción, corrieron la misma suerte: fueron acusados de criticones, de habladores, sus palabras eran tergiversadas, sus motivos calumniados, y finalmente fueron perseguidos y muertos en la mayoría de los casos.

 El mismo Señor Jesús, denunció a la clase religiosa de su tiempo, y les habló con palabras duras: “raza de víboras, sepulcros blanqueados, hipócritas, hijos de Satanás, etc.”,

 “Los profetas de Dios eran aborrecidos por el apóstata Israel porque ellos revelaban los pecados secretos del pueblo. Acab consideraba a Elías como su enemigo porque el profeta reprendía fielmente las iniquidades secretas del rey.

 ASÍ TAMBIÉN HOY LOS SIERVOS DE CRISTO, LOS QUE REPRENDEMOS Y SACAMOS A LUZ LAS HEREJÍAS, LAS FABULAS,EL PECADO, ENCONTRAMOS DESPRECIOS Y SOMOS REPUDIADOS.

 LA VERDAD BÍBLICA, LA RELIGIÓN DE CRISTO, LUCHA CONTRA UNA FUERTE CORRIENTE DE IMPUREZA MORAL.

 EL PREJUICIO ES AUN MÁS FUERTE EN LOS CORAZONES HUMANOS AHORA QUE EN LOS TIEMPOS DE CRISTO.

Hoy nos tratan de acallar, de decir que podemos perder la “salvación” porque tocamos a los “ungidos”, y lo más grave nos juzgan sin la verdad, al decir que somos engreídos y soberbios, sin aportar los hechos que ellos dicen, no les tememos, porque en estos tiempos se han levantado falsos maestros, profetas, apóstoles que están engañando a un pueblo con gran persuasión y elocuencia de hombres.

 LAS HEREJÍAS Y LA APOSTASÍA corre por doquier en las iglesias, PORQUE LOS HIJOS DE DIOS CALLAN POR TEMOR a los “ungidos”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s